Viña Pedrosa tiene grandes vinos, pero cuando hemos probado este reserva hemos tenido un cúmulo de sensaciones. Elegante, potente y con cierta complejidad inicial, es un vino bien hecho, compacto, con un sabor fuerte pero muy agradable al paladar. Un vinazo!

Viña Pedrosa Reserva 2010

La bodega Pérez Pascuas tiene un carácter totalmente familiar y comenzó su andadura en 1980. Tienen un viñedo con 135 Has. en Pedrosa del Duero donde el 90% de la plantación es “Tinta del País” y el resto “Cavernet Savignon”. Tienen un volumen  de 2.500 a 3.000 barricas con un máximo de 3 años de antiguedad y el 44% de la producción se exporta. Realmente es una empresa familiar porque en la visita que hicimos a la bodega nos sorprendió la presencia de dos de los tres hermanos.

El Reserva de la bodega es un vino 90% Tempranillo y el resto Cavernet Savignon, con un paso de 24 meses en barricas de roble francés y americano y una permanencia mínima en botella de 12 meses.

Viña Pedrosa Reserva 2010

A la vista es un vino que resulta elegante, señorial, de color cereza picota, con tonalidades granates, muy brillante y limpio con reflejos violáceos, da gusto verlo. Cuando nos lo llevamos a la nariz, es un vino complejo pero muy intenso, con todo tipo de sensaciones: aromas frutales (fruta negra, madura), especias (romero, tomillo), vainilla, canela e incluso algo de cuero. Es una sorpresa que a medida se va pasando el tiempo (porque lo requiere), es un verdadero libro  abierto.

Cuando lo probamos, es el culmen de todo lo que habíamos notado con anterioridad. Es un vino robusto, potente, muy sabroso y muy bien estructurado, con sensaciones de tostados, café, canela, con mucho carácter, un paso en boca muy agradable y persistente y un final con algo de amargura, pero muy suave. El vino incluso diría que puede evolucionar todavía un poquito más en la botella.

Viña Pedrosa Reserva 2010

El vino a la hora de decantarlo estaba espectacular, muy compacto, muy serio, un señor vino. Diría que habría que abrirlo, servir una copa y airearlo en la botella al menos 30 minutos antes de tomarlo.

En esta ocasión comenzamos maridando el vino con jamón ibérico y lomo de bellota, terminando con una carne de buey gallega y fue todo un acierto. Combinaría a la perfección con carnes rojas, guisos de carne, quesos curados y todo tipo de ibéricos.

En conclusión, estamos a un grandísimo vino, que emana todo tipo de sensaciones y en la boca es un placer, elegante, sabroso, compacto, con un sabor intenso y un paso por boca exquisito.

Viña Pedrosa Reserva 2010