La cerveza artesanal Ballut Blonde es una cerveza totalmente natural, de Badajoz, que tiene ese toque artesanal.  Creada en 2012, inicialmente su nombre era Quercus, se ha elaborado con productos autóctonos de la región. Y el toque diferenciador de esta gran cerveza es sin ningún lugar a dudas la miel que utilizan en su elaboración, procedente de Fuenlabrada de los Montes, un pequeño municipio de Badajoz con cerca de 2.000 habitantes.

Ballut Blonde Ficha

La cerveza tiene un color rubio turbio, un naranja amarillento (ambar) que recuerda a las cervezas de trigo alemanas (no en vano la idea origen de la creación de la cerveza por parte de los productores viene tras una viaje a Alemania) y en su sabor, aunque en un primer momento recuerda a estas, ese toque dulzón que le da la miel contrasta perfectamente con el amargor y esas notas cítricas que aportan los lúpulos.

Es una cerveza con cierto cuerpo, no excesivo, que como aperitivo, acompañado de quesos o jamón, es perfecta. Evidentemente, si son productos de la tierra (como la famosa torta de casar o los buenos jamones de la tierra pues mejor). Ese toque dulzón hace que incluso puedas tomarla con postres, o simplemente  con un buen pan candeal (típico de Badajoz) acompañada de mermeladas de tomate o de pimiento.

Se recomienda tomarla en una copa con forma de tulipán.

Estamos ante una muy buena cerveza, de reciente creación, donde han buscado darle un toque alemán pero con su carácter propio de la tierra. Y les ha salido bastante bien. Pero además de Ballut Blonde, tienen otras tres cervezas:  Zaina (cerveza negra), Jacha (Brown Ale) y Terapia (Ipa).

La cerveza tiene un color rubio turbio, un naranja amarillento (ambar) que recuerda a las cervezas de trigo alemanas (no en vano la idea origen de la creación de la cerveza por parte de los productores viene tras una viaje a Alemania) y en su sabor, aunque en un primer momento recuerda a estas, ese toque dulzón que le da la miel contrasta perfectamente con el amargor y esas notas cítricas que aportan los lúpulos.

Es una cerveza con cierto cuerpo, no excesivo, que como aperitivo, acompañado de quesos o jamón, es perfecta. Evidentemente, si son productos de la tierra (como la famosa torta de casar o los buenos jamones de la tierra pues mejor). Ese toque dulzón hace que incluso puedas tomarla con postres, o simplemente  con un buen pan candeal (típico de Badajoz) acompañada de mermeladas de tomate o de pimiento.

Se recomienda tomarla en una copa con forma de tulipán.

Estamos ante una muy buena cerveza, de reciente creación, donde han buscado darle un toque alemán pero con su carácter propio de la tierra. Y les ha salido bastante bien. Pero además de Ballut Blonde, tienen otras tres cervezas:  Zaina (cerveza negra), Jacha (Brown Ale) y Terapia (Ipa).