Menade es una de nuestras fuentes de inspiración y tras catar su Sauvignon Blanc y el gran Nosso, la bodega nos vuelve a sorprender con su dulce ecológico, donde la Sauvignon muestra su máxima expresión, tanto en aromas como en boca. Gran intensidad aromática de frutas exóticas y tropicales (piña, platano), con un paso por boca dulce muy agradable, donde la acidez y la frescura predominan con un fondo frutal, largo y persistente. Nos encanta Menade!

Menade dulce ecológico

Que os vamos a contar de la bodega que no sepáis a estas alturas. Su proyecto ecológico es pionero en la zona de Castilla y León (incluso diría que en todo el país) y el trabajo que estan realizando tanto en el campo como en la bodega es un ejemplo de como elaborar y tratar los vinos. A lo largo de 160 ha (otras 100 de ellas están en fase de plantación), la bodega elabora Vedejo, Sauvignon Blanc, Viura y Tinta de Toro, sobre una superficie franco arcilloso, donde predominan los suelos arenosos y los cantos rodados.

“Su proyecto ecológico es pionero en la zona de Castilla y León y el trabajo que están realizando tanto en el campo como en la bodega es un ejemplo de como elaborar y tratar los vinos”

El definitiva, el dulce ecológico de Menade es una perfecta combinación de dulzor y acidez, con una paso suave y elegante en boca y un final largo y persistente. Podemos decir que el vino es el resultado del esfuerzo, la espontaneidad, el talento y la autenticidad de la familia Sanz y todo su equipo. Como indica la propia botella, “Made by Nature” (nunca mejor dicho).

Menade dulce ecológico

NOTA DE CATA

Vista: Colo amarillo pajizo con destellos dorados, capa media, limpio y brillante.

Nariz: Intensidad alta de frutas exóticas, blancas, muy perfumado.

Boca: Entrada fresca con un dulzor muy agradable, paso suave y elegante en boca, buena presencia y final largo y persistente

Conclusión: Vino donde el punto de frescor se impone a la dulzura, dejando en boca una sensación muy refrescante, estructura y acidez perfectas.