Verema volvió a organizar un magnífico evento en Madrid, pero en este caso, como ellos lo llamaron, de “Vinos Especiales”, cavas, oportos, champanes, dulces y por supuesto, generosos. Y nos pudimos “colar” (en el buen sentido de la palabra, que lo solicitamos antes, no es creáis que somos tan malos) en la cata de Bodegas Lustau, bodega de gran tradición, localizada en Jerez de la Frontera, donde tuvimos la suerte de probar nueve de sus vinos. Un cata fantástica.

Bodegas Lustau Experiencia Verema

Bodegas Lustau tiene más de un siglo de tradición. Remonta sus orígenes a 1896, cuando José Ruíz Verdejo, un secretario judicial, comienza a cultivar viñas en su Finca para venderlas a las grandes bodegas. Pero es en 1950 cuando su Yerno, Emilio Lustau, da un paso al frente y traslada la bodega al casco antiguo de Jerez de la Frontera, comenzando a exportar sus propios vinos. Actualmente integrada en el grupo Caballero, Lustau ha crecido de forma exponencial, situándose como una de las grandes bodegas de la región y siendo la única que elabora en las tres ciudades dentro de la do: Jerez, Puerto de Santa María y San Lucar de Barrameda. Su idea es clara: innovación y modernidad, pero siempre respetando la tradición.

Manzanilla Papirusa Bodegas Lustau VeremaLa cata nos resulto muy interesante porque probamos nueve vinos en tres fases. En la primera de ellas, probamos dos Finos, de Jarana y Puerto Fino y una Manzanilla, Papirusa.  Elaborados con Palomino Fino, los finos son muy secos, intensos (la manzanilla algo más ligera) pero con ligeras diferencias, debido a su ubicación. El Fino de De Jarana es un vino con mucho cuerpo, muy salino, con notas de frutos secos, almendras y un final amargo. El Fino Puerto Fino tiene una entrada más amable y fresca en boca, y a pesar de su intensidad y salinidad, tiene un paso más ligero, con un final muy largo. Respecto a la Manzanilla, es un vino mucho más amable que los finos,  goloso y equilibrado en boca, tiene una gran acidez.

Palo Cortado Península Bodegas Lustau Experiencia VeremaEn la siguiente tanda, comenzamos con el Amontillado Escuadrilla, un vino intenso y elegante, con notas florales y especiadas, amplio en boca y de gran acidez (lo cual suaviza su elevado grado alcoholico). Seguimos con el Palo Cortado Península, con una entrada muy potente pero un gran estructura, un vino muy vivo que combina a la perfección acidez y amargor, todo bien integrado y un final largo y untuoso. Y cerramos con el Oloroso Don Nuño, sabroso, carnoso, potente, largo, muy amplio en boca, perfecta evolución de los dos anteriores.

East Indian Solera Sherry Bodegas Lustau Verema

Y terminamos la cata con los vinos más dulces. Comenzamos con el vino que más nos sorprendió de la cata, el East Indian Solera Sherry, un vino complejo, dulce pero no empalagoso, goloso, untuoso y un final larga y amable, resultado de una perfecta combinación del Palomino Fino y el Pedro Ximenez. Vinazo! Seguimos con el Moscatel Emilín, un vino muy dulce y sabroso en boca, con sabores a caramelo, toffee, muy denso y largo en boca. Y acabamos con el Pedro Ximénez San Emilio, un vino muy muy dulce, aterciopelado, con sabor a pasas, café, caramelo, cacao y una acidez que corrige ese excesivo sabor dulzón inicial, creando una estructura compleja y amable.

Pedro Ximénez San Emílio Bodegas Lustau Experiencia Verema

Realmente disfrutamos de esta magnífica cata de Bodegas Lustau organizada por Verema, donde pudimos apreciar una gran variedad de los diferentes generosas de está histórica bodega, donde el Palo Cortado y el East Indian Solera Sherry nos encantaron y donde disfrutamos de un gran final de fiesta gracias al magnífico Pedro Ximénez.