Tras la presentación de Roselito, hoy le toca el turno a su hermano mayor Le Rosé, un vino que te seduce, te hechiza y cuando llega a su punto más álgido, te atrapa para siempre, con un carácter y elegancia que lo elevan al Olimpo de los vinos. Todo un ejemplo de gran trabajo elaborado por Bertrand Sourdais.

Le Rosé Bodegas Antídoto Ribera del Duero

Os hemos hecho de rogar pero esperemos que haya merecido la pena. Le Rosé es un vino especial, diferente, que te envuelve con su frescura e intensidad, dando paso a una explosión de sabor donde la fruta y la madera combinan en una perfecta armonía. Pero para entender Le Rosé es inevitable conocer a Roselito. Y hemos catado sus tres añadas, 2013, 2014 y 2015.

Bertrand Sourdais Bodegas AntídotoLe Rosé esta compuesto de tinto fino, albillo y garnacha, procedente de viñas viejas situadas a 1000 metros de altura en suelos pobres y calcáreos, buscando la mineralidad. Tras la vendimia, el prensado es tipo Champagne, llevando la uva al límite, con la idea de recoger el mosto flor (también denominado como mosto yema). Posteriormente se procede a la fermentación y crianza en barricas nuevas de 600 Litros durante 7 meses (excepto en la añada del 13 que son 3 meses).

Le Rosé Bodegas Antídoto

La primera añada de Le Rosé es 2013. La botella Borgoña de vidrio grueso y una etiqueta moderna con la que se presenta es una declaración de intenciones de lo que esta por venir. Al decantar el vino, el color piel de cebolla y su abundante lágrima (denominador común en las tres añadas) nos impresionan, pero en nariz la fruta roja fresca nos invade, con notas cítricas y flores secas y mucha mineralidad (que en el resto de añadas se ira suavizando). Y en boca destaca su frescura y excelente acidez, un vino goloso, fino  y elegante en su recorrido en boca que va creciendo mostrando personalidad y carácter, con un final largo, muy agradable. Un señor vino. En esta ocasión maridamos con Calamares de Delta de Ebro con Curry Rojo, acompañado de arroz tay y longan y fue perfecto.

Calamares del Delta del Ebro con Curry Rojo Restaurante Viridiana

La añada de 2014 mantiene las mismas características que su antecesor, si bien aquí la madera se hace más presente en nariz y sobre todo en boca, donde las frutas rojas y las notas tostadas combinan a la perfección con una finura y exquisitez que le dan un toque de intensidad y complejidad.

Por último, catamos la añada de 2015 en primicia. Directamente de las barricas, tuvimos la suerte de poder catar la última añada de Le Rosé y siguiendo la tendencia de las anteriores añadas, es un vino más fino, de gran estructura, ganando en armonía y elegancia. En ambas añadas el toque mineral se reduce, si bien sigue estando presente, aunque de forma más sutil. Todavía tiene recorrido en botella pero tiene las bases necesarias para ser uno de los mejores vinos rosados de España, sino el primero. En esta ocasión maridamos con Albóndigas de pintada de Bresse al Roselito con ñoquis de patata nueva y nísperos asados. Perfecto maridaje para este gran final.

Albondigas de pintada de Bresse Restaurante Viridiana

En conclusión, estamos ante un grandísimo vino que es el resultado directo de un magnífico trabajo de Bertrand Sourdais, sacando el máximo provecho de sus viñas viejas y del terreno calcareo, llevando el mosto a la excelencia, tras su fermentación y crianza. Como dijo Bertrand “el espíritu del vino viene del mosto” y realmente lo ha llevado a su máximo expresión. Un vinazo que no podéis dejar de probar.